Fue un vecino muy querido de nuestro barrio; en especial, en los alrededores de la zona de Caseros conocida como Rincón. Tenía 71 años y falleció el pasado martes 2 de marzo.

Sergio Daniel Fuster (todos le decían Pelusa) residía en la calle General Villegas, entre Lisandro de la Torre y Cavassa. Estaba casado con Mónica Ruccttinger; el matrimonio tuvo tres hijos: María Celeste, Carla y Matías.

EL FORTÍN DE VILLA PINERAL

Sergio fue presidente del club El Fortín de Villa Pineral (Lisandro de la Torre al 4200) a lo largo de una década, período en que la institución vivió un tiempo de esplendor, nos aseguran.

La construcción de un salón de Fiestas “con todo”, la renovación total de la pista de patinaje, la creación del Centro de Jubilados “Servir con Amor”, la organización de concurridos carnavales infantiles y otras numerosas actividades fueron posibles gracias al empuje de Fuster y el de quienes lo acompañaron codo a codo en la comisión directiva.
Se recuerda que para juntar fondos, para concretar estas obras, se llegó hasta a rifar un auto. Por otro lado, su compromiso con la comunidad lo llevó a integrar la Cooperadora Policial de la zona y, solidariamente, colaborar con distintas instituciones intermedias.

Había nacido en Barrio Evita – sobre la calle Lavardén – y fue alumno de la Escuela N° 222. En sus tiempos mozos fue maletero en Aerolíneas Argentinas y taxista hasta que junto a sus hermanos, creó una empresa de distribución de artículos de limpieza.