Esta foto fue tomada – nos cuenta Mario Mari– frente al conocido taller mecánico del Nene Nuccillo, ubicado en la, en ese tiempo, todavía adoquinada avenida Mitre, entre General López (actual San Jorge) y Caseros, lugar donde los muchachos llevaban a reparar sus vehículos. El cartel donde se lee «La Vagancia» fue idea de Nuccillo padre, quien agarró un pedazo de chapa y lo escribió con pintura de automóvil.

«En verano, acostumbrábamos a ir, en moto o en auto, al balneario El Ancla que por entonces, estaba de moda – recuerda Mario – también nos acompañaban, entre otros, Carlitos Mazzei y el tano Pippo Lopresti. En lo mejor de la tarde, a eso de las cinco, el tano se tenía que volver porque tenía que atender su heladería de Urquiza, casi avenida San Martín».

Con el tiempo, Carlos Bonano ocupó un cargo importante en el ferrocarril Pacífico (actual San Martín); Johnny Gunning se convirtió en un destacado médico cirujano (junto, entre otros, al recordado doctor Enrique Turkienicz, impulsó la creación del Sanatorio Modelo de Caseros, institución que cumplió su 50° aniversario); Carlos Perdiguero se desempeñó como inspector general del Banco Cooperativo de Caseros y Mario Mari, junto a Atilio Martínez, fue quien comercializó las primeras garrafas en nuestro barrio. Más adelante, inauguró en Urquiza, casi 3 de Febrero, la florería Atelier.