Fue el martes 20 de marzo de 1888 cuando quedó habilitada la estación Caseros, perteneciente al tendido ferroviario Buenos Aires al Pacifico (actual Gral. San Martín). Cinco días mas tarde, precisamente el domingo 25, aparecería por estos pagos la primera locomotora, sorprendiendo, imaginamos, a los paisanos que se habrán acercado a observar la llegada del fenómeno humeante.

 

Según documentos, el nombre de la estación se debe a que «recuerda la batalla que se realizó en sus inmediaciones, el 13 de febrero de 1852, entre el ejército del General Justo José de Urquiza y el Dictador (sic) Juan Manuel de Rosas».
Con el tiempo, la estación se convirtió en ícono de nuestro barrio. A su alrededor, se trazaron los planos que dieron nacimiento – el 21 de febrero de 1892 – a nuestra hoy pujante ciudad.

En la foto superior, se observa la estación en 1929. Se destaca la prolijidad y la limpieza. También, la ligustrina (¿se acuerda?), un molino, la publicidad de Avanti… es una imagen que respira paz, sosiego…
La foto restante fue tomada en 1912, es probablemente la imagen más antigua que existe de la estación Caseros.