En Curapaligue y Sabattini se encuentra el Paseo del Angel Gris, espacio que rinde homenaje al escritor y conductor radial Alejandro Dolina, quien vivió su infancia y juventud en Caseros.

En el Paseo se luce una enorme e impactante imagen de Dolina plasmada sobre el fondo melancólico de un anochecer.
«Me inspiré en su obra «Crónicas del Ángel Gris»… de ahí surge el detalle de las plumas grises en el mural y la idea de hacer una escena nocturna», declaró Nieves Fraga, la artista plástica que realizó la obra, quien agregó que en el paisaje barriaI que se extiende en la pintura «los observadores encuentran el tanque de agua característico de Caseros, entre las siluetas».

Para Nieves resultó un desafío pintar a Dolina «por ser un personaje muy rico en cuanto a su obra, su forma de pensar y expresar». Al lado de la imagen, la muralista estampó: «El arte y el amor son las pocas posibilidades de encuentro que el universo presenta», sublime frase dolinesca.
El paseo – que fue diseñado por el arquitecto Raúl Benítez – cuenta, además, con una fuente central, asientos de plaza que fueron intervenidos por la mosaiquista María Arcuri, caminitos de piedra y de césped, plantas florales, arbustos e iluminación. Este espacio público – que fue impulsado por los ex concejales Julio Anabia y Javier Pepe, en el marco del programa «Vivencias» – reemplaza a lo que era un baldío casi basural.