Fue el viernes 18 de agosto de 1950 en que los hermanos José, Alfredo y Oscar Ferrari se levantaron más entusiasmados que de costumbre… ¿Por qué?… aquella mañana era especial dada que los muchachos, llenos de ilusiones, inauguraban, en el jardín de la casa familiar, un espacio comercial que (aunque en ese momento no lo sabían) con el tiempo se convertiría en uno de los más tradicionales de Caseros.   

Fue así que, anticipando la primavera, nació Casa Ferrari, comercio orientado a la venta de accesorios para hidráulica (caños, bombas, bombeadores, etc.) y artículos del hogar. El emprendimiento apuntaló su trayectoria apoyándose en tres pilares: cordial atención, absoluta honestidad comercial y calidad de los productos ofrecidos. En 1967, el local tras una gran remodelación genera mayor amplitud, luminosidad y comodidad.

A lo largo de estas siete décadas, el local de avenida San Martín, casi esquina Nuestra Señora de La Merced, cuya trayectoria fue distinguida por nuestra Municipalidad, obtuvo una numerosa clientela que se destaca tanto por su lealtad como por su afecto. «Más que clientes son amigos… muchos de ellos nos visitan desde el tiempo en que con un apretón de manos bastaba para sellar una operación comercial», apunta Alicia Ferrari, quien junto a su esposo, Víctor Maurín, son los actuales responsables de aquel sueño que impulsaron los entusiastas José, Alfredo y Oscar y que, actualmente, es una consolidada realidad. Y es ahora, en esta nuevamente casi primavera, que Casa Ferrari agradece a todos aquéllos que hacen posible que la historia continúe: , señala Alicia.