En una columna que publicó INFOBAE, Aníbal Jozami, rector de la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF), señaló que los valores que Quino – recientemente fallecido – inculcó en sus creaciones fueron mensajes universales.

“Hablar de Quino es hablar de un artista que traspasó fronteras, de un creador inmortal que recordaremos siempre como figura del arte gráfico argentino”, comienza la nota de Jozami, quien recordó cuando con Martín Kaufman, nuestro Vicerrector, tuvimos el hermoso desafío de pensar una propuesta audiovisual desde la Universidad Nacional de Tres de Febrero para el canal UN3.tv”.

El ciclo que Jozami describió como “una forma de dar visibilidad a los artistas detrás del trazo sobre el papel, de iluminar a esas grandes mentes y el talento local”, además de lograr altos reconocimientos, permitió que Quino abriera “las puertas de su casa para brindar la que sería una de sus últimas y enriquecedoras entrevistas donde, en una charla íntima de dos gigantes, se trataron temas como el oficio, la religión, Dios, la muerte, el psicoanálisis y el humor”.

El rector de la casa de altos estudios pormenorizó un fragmento de esa entrevista donde destaca, de Quino, tanto la valentía como “la curiosidad que dio forma a su gran ingenio. Ante la pregunta sobre cómo se llevaba en ese momento con la idea de la muerte, Quino responde: “Al no ser creyente religioso no tengo miedo al infierno y que voy a estar achicharrándome durante cientos de miles de años, esas cosas que te cuenta la Iglesia ¿no? Pero sí mi primer recuerdo es entrar a una iglesia; me acuerdo que entré con mi mamá, que mi mamá tampoco era creyente ni nada, pero, no sé por qué habremos entrado. Y me acuerdo que ahí también me asustó muchísimo ver una imagen de Cristo en la cruz todo ensangrentado y jodido como lo ponen siempre para que no jodamos ¿no? Miren lo que le pasa al que jode.”

Jozami agrega que “Los valores que Quino inculcó en sus creaciones fueron mensajes universales, pero particularmente tienen que ver con los valores de una universidad pública y nacional, con la democracia y en contra de las injusticias. Y siempre acompañó las causas de los derechos humanos”.

Y antes de destacar que “Quino se fue, pero nos dejó entre tantas cosas a Mafalda con sus grandes enseñanzas, repleta de una actualidad que seguirá perdurando con el pasar de los años”, parafraseó al genial mendocino quien señaló que el humor “sirve para poner en evidencia las cosas absurdas que hacemos los seres humanos. A mí, hacer humor sin que tenga un sentido crítico político no me nace”.