Caminaba todos los días desde su casa de la calle Fischetti, entre Rauch y Perdiguero, hasta su tradicional forrajería de la calle Urquiza, casi esquina Hornos, negocio que atendió, junto a su hermano Raúl, a lo largo de más de seis décadas.

A Roberto no había vecino que no lo saludara o le preguntara “cómo andaba ‘La Fomento”. Es que su figura estaba identificada tanto con su particular comercio como con la Asociación Fomento de Caseros, entidad con la que colaboró durante más de medio siglo.

Afable, cálido, sonriente, su palabra sensata era siempre requerida y tomada como de real valía.
También fue gran colaborador de Bomberos Voluntarios de Tres de Febrero y organizó reuniones con ex conscriptos aeronáuticos, clase 1926, en la Base Militar El Palomar.

Roberto Schenone falleció el sábado 2 de febrero de 2008, a sus 81 años. Tenía dos hijos – Griselda y Osvaldo – fruto de su matrimonio con Yolanda Belli (f.).