Esa cachetona, con rodete y mejillas rojas de correr libre, con hoyuelos de felicidad. Con corbata algo desalineada y abrazo para la foto… ¿Adónde estará esa nena? ¿Qué será de la vida de todas esas caras traviesas? Fue mi único año en el instituto Nuestra Señora de La Merced.

La señorita, Mabel. Los chicos…los chicos no tienen nombre salvo Damián y Nacho... una Rita, una Fabiana, un Martín, una Andrea… ¡Cómo me gustaría saber que fue de ellos!.

Ojalá alguien se reconozca en la foto y me escriba. Aquellos años de estrenar vida están llenos de cuadrillé rosa, galletitas en la bolsita y agua en el vaso de plástico rosa. De torta para los cumpleaños, con los ojos cerrados y la cabeza escondida para recibir con sorpresa el ¡¡¡»Que los cumplas, feliiiiiz»!!!.

Años de recortar y pegar sueños. Años llenos de páginas en blanco para llenarlas de vida. Ojalá vuelva a encontrarlos para leer juntos tantas páginas escritas y… porqué no, escribir nuevas juntos. Me encuentran en Facebook: Andrea Adriana Longo.