El Bar del Roble o Roble Bar (según fueron pasando los años), ubicado desde siempre en la esquina de av. Urquiza y David Magdalena, acaba de cumplir su 40° aniversario.

Sus creadores: Alicia – quien falleció en agosto del año pasado – y Gino D’aloisio convirtieron al emprendimiento en un espacio icónico para la comunidad caserina.

A lo largo de la trayectoria del RB, la pareja  trabajó  con esfuerzo y dedicación,  para mantener las puertas abiertas del local, superando los vaivenes socio-económicos del país.

El RB ha permanecido fiel a una estética típica de los clásicos bares europeos: abundantes detalles en madera, mesas en la vereda, ambiente cálido y una elegante barra para disfrutar desde un sabroso café hasta el más exquisito scotch.

El RB se convirtió en uno de los puntos de encuentro más concurridos, albergando desde reuniones de amigos hasta las más variadas actividades artísticas y culturales.

Incontables músicos y personalidades han brillado bajo sus luces. Escritores, artistas, políticos, dirigentes, deportistas y un sinfín de figuras han dicho presente en el bar a lo largo de estos 40 años.

El RB se transformó en uno de los pocos lugares que invitan a las charlas cara a cara y los festejos íntimos, resistiendo el advenimiento de las cadenas de comida rápida y las cafeterías de moda.

El RB es testigo de cómo se han formado incontables parejas del barrio; también,  de amistades, ideas, proyectos políticos, debates… en fin, mucho de la historia de Caseros ha transcurrido por esas mesas redondas.

Reconocer la permanencia de esta clase de lugares dentro del marco de una comunidad, es defender el sentimiento por la amistad y lo propio. Es defender la idea de estilo y personalidad frente a la tabla rasa de los grandes capitales. Es reivindicar aquellos momentos en secreto, los buenos momentos y por sobre todo, ese sentimiento de pertenencia, sentimiento en proceso de extinción en estos tiempos.

Por todo esto, RB fue designado, a través de una ordenanza del Concejo Deliberante, «Bar Notable de Tres de Febrero».

NdeR: la presente crónica es una adaptación de una nota realizada por Fernando Cámara.