Falleció en la tarde del martes 28 de noviembre de 2006, a sus 83 años. Fue uno de los principales impulsores del movimiento autónomo que en 1959 logró la creación de Tres de Febrero, nuestro distrito.

Porteño del año ’23, transcurrió su infancia y adolescencia en Junín. En 1948, se radicó en Villa Pineral, en la calle Sarmiento, entre Angel Pini y Carlos Tejedor, frente a la plaza Hipólito Irigoyen.

Recibido de químico farmacéutico, ingreso a la empresa Química Estrella donde accedió al cargo de gerente de producción y tuvo bajo su mando alrededor de 3000 empleados.

Fue uno de los creadores del conocido algodón zigzag. También fue gerente de producción de Las Tres Niñas.

VECINO COMPROMETIDO

Más allá de sus ocupaciones laborales, Carranza se involucró en la problemática de nuestro barrio. Por sus inquietudes y espíritu comunitario fue nombrado secretario – el cargo más trajinado – en la Junta Pro Autonomía que tuvo como objetivo obtener la separación de nuestro actual distrito del Partido Gral. San Martín y que Caseros fuese nombrado ciudad cabecera de la nueva comuna.

Fue un compromiso duro, intenso. Carranza al igual que sus compañeros de la Junta debió emprender una ardua tarea para vencer la oposición de los intereses políticos y económicos que se resistían a la gestión autónoma. Debieron, los vecinos, presentar infinitos papeles y testimonios para someter la resistencia implacable que ya había frustrado, en dos oportunidades (décadas del ’20 y ’40), a sucesivas gestiones independentistas.

Cientos de veces, a lo largo de años, debieron viajar a La Plata a cumplir trámites burocráticos. Restaban horas a sus trabajos particulares y a sus tareas familiares en pro de la meta soñada. Hasta disponían dinero de su propio bolsillo para cubrir los gastos ocasionados. Fueron acusados de perseguir intereses personales; incluso, injuriados. Nada los detuvo.

Alguna vez, Carranza nos confesó que el nombre del futuro distrito surgió de una charla informal donde se sugirieron distintas denominaciones que fueron escritas en «servilletitas de café». Cuando se insinuó la denominación «Tres de Febrero», algunos se opusieron temiendo revivir la antinomia Urquiza- Rosas pero cuando se recordó que también esa fecha evocaba al Combate de San Lorenzo y a la muerte del Negro Falucho, la mayoría estuvo de acuerdo.

El 15 de octubre de 1959, el sueño por el que tanto habían luchado se concretó: había nacido el distrito Tres de Febrero y Caseros era nombrada ciudad cabecera.

Carranza y los integrantes de la Junta declinaron todo ofrecimiento para constituir parte del nuevo municipio y retornaron a sus ocupaciones habituales.

De esta forma, generaron un ejemplo de generosidad y desinterés y descalificaron las acusaciones de perseguir conveniencias personales. Curiosamente, los sucesivos gobiernos comunales sumieron en el olvido al trabajo de estos vecinos.

En muy pocas oportunidades, fueron invitados a las conmemoraciones de cada 15 de octubre, «Día del Partido».

Héctor Carranza estaba casado con Mercedes Antelo. El matrimonio tuvo una única hija, María de las Mercedes, y dos nietos: Gabriel y Samantha.

Sus restos descansan en el cementerio de Chacarita.